Definición

El papel del departamento de operaciones de back office se inscribe en la misión global de la AFT, consistente en administrar la deuda y la tesorería del Estado salvaguardando los intereses del contribuyente y garantizando las mejores condiciones posibles de seguridad. El departamento tiene tres cometidos principales que se articulan en torno a los ejes liquidación-entrega, supervisión de riesgos y gestión de los ajustes de márgenes:

i)  liquidación-entrega: el back office se encarga de la supervisión y ejecución de las operaciones financieras iniciadas por los departamentos “Tesorería” y “Deuda y operaciones de mercado” y transmite al Servicio de Control Presupuestario y Contable Ministerial (SCBCM) del Ministerio de Economía, Finanzas, Acción y Cuentas Públicas todos los elementos necesarios para su anotación contable;

ii)  supervisión de los riesgos: el back office se encarga de la supervisión de los riesgos de crédito, de apropiación, de compromiso de liquidación y de contraparte, así como de los informes cotidianos y mensuales destinados a la dirección general;

iii)  gestión de los ajustes de márgenes: el back office negocia y tramita los ajustes de márgenes en todas las operaciones de mercado con instrumentos financieros a plazo, instrumentos derivados y repos iniciadas por la AFT que dieron lugar a un acuerdo bilateral específico.

El back office gestiona todas las operaciones de la AFT, sean éstas por cuenta propia o por cuenta de terceros (otros ministerios, otros servicios de la Dirección General del Tesoro, etc.) para las cuales la Agence France Trésor dispone de un mandato de ejecución.

El back office se asegura asimismo de la adaptación constante de los procesos a la nueva reglamentación del mercado, manteniéndose en contacto permanente y muy estrecho con los departamentos de front office y tesorería de la AFT, con el Banco de Francia, con el depositario central de valores francés (Euroclear France) y con los demás departamentos de back office y de gestión de colateral de los SVT.

 

La liquidación-entrega: el back office se encarga de la supervisión y ejecución de las operaciones financieras iniciadas por los departamentos “Tesorería” y “Deuda y operaciones de mercado” y transmite al Servicio de Control Presupuestario y Contable Ministerial (SCBCM) del Ministerio de Economía, Finanzas, Acción y Cuentas Públicas todos los elementos necesarios para su anotación contable.

La liquidación-entrega de los valores subsiguiente a las subastas, las operaciones de gestión activa de la deuda u operaciones de repo se hace a través del depositario central de valores francés, Euroclear France, que se encarga de hacer efectivo el traspaso de propiedad de los títulos y de la conservación de los mismos.

La liquidación y supervisión de los demás tipos de operaciones se lleva a cabo en función de las incidencias conexas a cada operación, siendo el back office el encargado de emitir las notificaciones de pago y entrega dirigidas a las contrapartes, los intermediarios o el sistema de mercado. Las incidencias conexas a cada operación son supervisadas y gestionadas desde su negociación hasta su vencimiento.

 

La supervisión de los riesgos: el back office se encarga de la supervisión de los riesgos de crédito, de apropiación, de compromiso de liquidación y de contraparte, así como de los informes diarios y mensuales dirigidos al departamento de control interno y a la dirección general. La supervisión de los riesgos toma en cuenta la solidez financiera de cada una de las contrapartes de la Agence France Trésor, así como los riesgos de concentración de carteras por tipo de operación.

Cada medida de riesgo es revisada regularmente junto con la dirección general y el departamento de control interno y control de riesgos.

La gestión de los ajustes de márgenes: el back office negocia y tramita los ajustes de márgenes en todas las operaciones de mercado con instrumentos financieros a plazo y repos iniciadas por la AFT. Tales ajustes se definen como un ajuste de garantías destinado a cubrir la variación del valor de los contratos de futuros.
Estos ajustes de márgenes se encuadran dentro de acuerdos bilaterales específicos, para los instrumentos financieros a plazo por una parte, para los repos por otra, y son calculados a diario según el valor de mercado de cada operación.